En el aniversario del 11-S, los talibanes izaron su bandera en Kabul

Los talibanes izaron su icónica bandera blanca sobre el palacio presidencial de Afganistán este sábado, según indicó un portavoz, en el día en que Estados Unidos y el resto del mundo recordaron el vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre.

La bandera, estampada con un versículo del Corán, fue izada por el mulá Mohammad Hassan Akhund, el primer ministro del gobierno interino del Talibán, en una ceremonia discreta, dijo Ahmadullah Muttaqi, jefe de la rama multimedia de la comisión cultural del Talibán.

El acto marcó el inicio oficial de las tareas del nuevo gobierno, señaló Muttaqi. La conformación del gobierno del Talibán, que no tiene mujeres, fue anunciada esta semana y recibida con críticas de la comunidad internacional. Algunos esperaban que el grupo islamista cumpliese la promesa de un “gabinete inclusivo”.

Hace dos décadas, el Talibán gobernó Afganistán con puño de hierro. La televisión fue prohibida y el 11 de septiembre del 2001, el día de los ataques en Estados Unidos, la noticia fue diseminada por radios en las calles oscuras de Kabul, la capital afgana.

La ciudad raramente tenía electricidad y apenas un millón de personas la habitaban entonces. A la coalición encabezada por Estados Unidos le tomó apenas dos meses sacar a los terroristas de Kabul: para el 7 de diciembre de 2001 ya estaban derrotados y expulsados de su último reducto en el sur de Kandahar, su base espiritual.

Veinte años después, el Talibán está de regreso en Kabul. Estados Unidos ya salió del país, poniendo fin a la `guerra eterna’ dos semanas antes del vigésimo aniversario del 11-S y dos semanas después de que los talibanes regresaran a la capital afgana, el pasado 15 de agosto.

Algunas cosas cambiaron desde la década de 1990. Esta vez, los milicianos armados no recorren la ciudad a toda velocidad en sus camionetas. En lugar de ello, se mueven poco a poco en el intenso tráfico capitalino en esa ciudad de cinco millones de habitantes. En el Kabul del primer gobierno talibán, las barberías estaban prohibidas. Ahora, los combatientes del grupo reciben cortes modernos de cabello, aunque las barbas permanecen intactas, respetando sus creencias religiosas.

Pero el Talibán ha comenzado a emitir edictos severos que han afectado mayormente a las mujeres, como prohibir el deporte femenino. Han usado además la violencia para frenar las protestas de mujeres en demanda de la igualdad de derechos.

Dentro de una tienda elegante para mujeres en el barrio capitalino de Karte Se el sábado, Marzia Hamidi, una competidora de taekwondo con ambiciones de ser campeona nacional, dijo que el regreso del Talibán al poder aplastó sus sueños.

Ella fue una de varias mujeres atacadas por el Talibán y llamadas “agentes de Occidente’’ durante una protesta reciente. Dijo que “no le sorprendió” la retirada estadounidense. “Este año o el siguiente, tenían que irse, eventualmente’’, expresó. “Vinieron por sus propios intereses y se fueron por sus propios intereses’’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *