La Haya confirma la cadena perpetua al “carnicero de los Balcanes”, Ratko Mladic

La justicia internacional confirmó este martes el veredicto inicial de cadena perpetua para el exjefe militar serbo-bosnio Ratko Mladic, condenado por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Bosnia, de 1992 a 1995.

Apodado el “Carnicero de los Balcanes”, el exgeneral había apelado la condena en primera instancia de 2017 de la corte internacional para la ex-Yugoslavia por, entre otros delitos, su papel en la masacre de Srebrenica de 1995, la peor en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

“La sala de apelación confirma la sentencia de cadena perpetua impuesta a Mladic”, declaró en un comunicado el Mecanismo de Tribunales Penales Internacionales (MPTI), que tomó el relevo al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de La Haya cerrado en 2017.

Su veredicto, pronunciado por los cinco jueces del MTPI, es definitivo y no admite apelación.

La confirmación de la condena fue celebrada por el presidente estadounidense Joe Biden, quien la consideró histórica, y por la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien halagó “la determinación de la justicia internacional para hacer rendir cuentas”.

Un grupo de madres de los 8.000 hombres y adolescentes musulmanes asesinados por las fuerzas serbobosnias en Sbrenica en 1995 se acercaron a La Haya para esperar el fallo.

“Es un día histórico, no solamente para nosotras, las madres, también para el conjunto de los Balcanes, Europa y el mundo”, declaró Munira Subasic, presidenta de una de las asociaciones de “madres de Srebrenica”, citada por la agencia de noticias AFP.

Mladic “es un monstruo que no se arrepintió de lo que hizo, incluso 26 años después”, destacó Subasic antes del veredicto.

Detenido en 2011 después de 16 años en fuga y en custodia en La Haya desde entonces, el exgeneral conserva entre los serbo-bosnios un aura de héroe, aunque su nombre está asociado a Srebrenica, el asedio de Sarajevo y otros crímenes en Bosnia.

Mladic fue el rostro militar de un trío brutal dirigido en el lado político por el expresidente serbio Slobodan Milosevic y el exlíder serbobosnio Radovan Karadzic.

Milosevic murió de un ataque cardíaco en 2006 en una celda de La Haya antes de que concluyera su juicio, mientras que Karadzic cumple una sentencia de por vida por el genocidio en Srebrenica.

Mladic fue declarado culpable de genocidio por personalmente vigilar la mascare en el enclave de Srebrenica y por orquestar una campaña de “limpieza étnica” para expulsar a los musulmanes y bosnios, con miras a crear una Gran Serbia luego de la disolución de la entonces Yugoslavia.

Imágenes de la época lo muestran dándole golosinas a los niños antes de que ellos y las mujeres de Srebrenica fueran retirados del sitio en micros, mientras los hombres eran ejecutados en un bosque.

Él defendió que se vio arrastrado a este conflicto, que causó alrededor de 100.000 muertos y 2,2 millones de desplazados, y sus abogados niegan cualquier relación entre su cliente y los crímenes que se le imputan.

Durante la vista de apelación, en agosto de 2020, Mladic aseguró que el tribunal era un “retoño de las potencias occidentales” y afirmó ser todavía “un objetivo de la alianza de la OTAN”, la alianza militar con la que Estados Unidos y las potencias europeas bombardearon Serbia y la región durante este conflicto, en un episodio que, sin embargo, nunca llegó a las cortes internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *