Opositor guineano se opone a sanciones tras un golpe de Estado “bienvenido”

El líder opositor al presidente guineano Alpha Condé, derrocado por los militares, declaró el sábado que la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) no debía imponer sanciones económicas a su país tras el golpe, una operación “bienvenida”.

Cellou Delein Diallo, ex primer ministro (2004-2006) y candidato perdedor en las presidenciales de 2010, 2015 y 2020 frente a Condé, también consideró en una entrevista con la AFP que las organizaciones africanas perdieron demasiada credibilidad en los contextos de Malí y de Chad como para impedir que el jefe de los golpistas dirija la transición.

Alpha Condé fue derrocado el 5 de septiembre por un golpe de Estado orquestado por el comandante Mamady Dumbuya. Los militares disolvieron las instituciones y abolieron la Constitución aprobada en 2020, de la que Condé se sirvió para presentarse a un tercer mandato, pese a los meses de protestas en su contra, duramente reprimidas.

La CEDEAO suspendió a Guinea de sus órganos el miércoles y exigió la liberación de Condé y el “retorno inmediato del orden constitucional”. No ordenó ninguna sanción económica, como las adoptadas en agosto de 2020 tras el golpe de Estado en el vecino Malí, a la espera de un informe de una misión desplegada en Guinea el viernes.

Diallo se declaró opuesto a que la CEDEAO imponga sanciones. “La implicación del ejército para poner fin a un mandato ilegal e ilegítimo fue, para mí, una decisión bienvenida. La junta no merece ser sancionada porque ha puesto fin a una situación de no derecho”, declaró Diallo.

“Si verdaderamente [la junta] se compromete a avanzar decididamente hacia el orden constitucional organizando elecciones libres y transparentes en un plazo razonable, no creo que sea necesario sancionarla”, declaró.

Los militares prometieron que se pondrían de acuerdo de cara a una “transición” política y la formación de un gobierno de unión.

En Malí, la CEDEAO se opuso en un principio a que la transición estuviera dirigida por un militar y ordenó que se nombrara un civil. En mayo, el jefe de la junta maliense, el coronel Assimi Goita, llevó a cabo un nuevo golpe de Estado para imponerse como presidente de transición.

En Chad, un día después de que muriera el mariscal Idriss Déby Itno, el 20 de abril, una junta liderada por su hijo anunció que tomaba el poder.

Pero ni la CEDEAO ni la Unión Africana han logrado imponer un gobierno civil en esos países.

“La Unión Africana y la CEDEAO […] se han desacreditado fuertemente. Es muy difícil querer obligar al coronel Dumbuya a tener un presidente civil, pero sería deseable que el primer ministro fuera un civil”, apuntó.

lal/lpt/jvb/lda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *