Repatriarán los restos de Lumumba, padre de la independencia de la República Democrática del Congo

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) informó este sábado que repatriarán desde Bélgica, expotencia colonial del país africano, los restos del padre de su independencia, primer líder electo y convencido panafricanista, Patrice Lumumba, asesinado hace 60 años tras un golpe de Estado apoyado por las potencias occidentales.

A solo unos meses de la independencia del país y en plena pulseada interna y externa por el poder, un golpe de Estado impulsado por su propio jefe de gabinete derrocó a Lumumba, lo detuvo y luego lo ejecutó.

Para evitar que se convierta en el símbolo que de todas maneras se convirtió, echaron su cuerpo en ácido y el único resto que quedó fue un diente, en poder hoy de Bélgica, la potencia colonial que décadas después pidió disculpas por su rol en el golpe, su detención y ejecución.

El Gobierno congolés informó este sábado que el presidente del Congo, Félix-Antoine Tshisekedi Tshilombo, primero viajará a Bruselas, la capital belga, para participar personalmente de la ceremonia de repatriación de los restos de Lumumba el próximo lunes 21.

Exactamente, una semana después, el rey Felipe de Bélgica se trasladará a ese país africano para ser parte de los funerales, informaron autoridades de Kinshasa, según la agencia de noticias ANSA.

“El 21 de junio está prevista en Bruselas la ceremonia de recuperación de los restos del presidente de la República. Sucesivamente, tendrá lugar un tour con las reliquias a través de las ciudades de Lumumba-ville (en la provincia de Sankuru, en el centro de RDC), Kisangani (noreste) y Shilatembo”, en la provincia de Haut-Katanga, en el sudeste, donde Lumumba fue asesinado en 1961, explicó el ministro congoleño de Comunicación, Patrick Muyaya Katembweto.

A través de los años, tanto Bélgica como Estados Unidos fueron señalados por compañeros, aliados y militantes panfricanistas como corresponsables del golpe de Estado contra Lumumba y su asesinato, por el apoyo que había recibido de la Unión Soviética en plena Guerra Fría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *